El Trovador 4280 of. 1101, Las Condes, Santiago
METRO ESCUELA MILITAR
contacto@padrescreciendo.cl

Developed by JoomVision.com

banner-01.png banner-01.png

banner-02.png banner-02.png

banner-03.png banner-03.png

banner-04.png banner-04.png

banner-05-cuidadoras.png banner-05-cuidadoras.png

Suscríbete para recibir novedades

Queremos mantenerte informado de las promociones y actividades que a te interesan. Déjanos tus datos (podrás cancelar tu suscripción cuando quieras).

redes

twitter pc
     facebook pc     youtube pc 

Error
  • JUser::_load: Unable to load user with id: 62
Domingo, 04 de Septiembre de 2011 21:30

Niños de 0 a 6 meses

por 
Vota este articulo
(1 Voto)

¿Cuáles son los Estados de Conciencia y para qué sirve identificarlos??

Respuesta:
Hay seis Estados de Conciencia por los que transita un bebé de término y que reflejan cómo se encuentra en relación al mundo que le rodea. Identificarlos permite a los cuidadores realizar las Acciones Complementarias a ellos y así estar en sintonía con las necesidades del bebé. Ellos son:

1.- Sueño profundo: el bebé se ve plácido, presenta una respiración regular, ojos cerrados, ausencia de movimientos oculares y actividad motora. Su Acción Complementaria es dejar al bebé tranquilo para que descanse y duerma lo que necesita.

2.- Sueño ligero: el bebé está en un nivel bajo de actividad, tiene los ojos cerrados pero presenta movimientos oculares rápidos, movimientos fortuitos y sobresaltos; su respiración es irregular, son visibles los mecanismos de succión y puede responder a estímulos internos o externos. Su Acción Complementaria es facilitar al bebé seguir durmiendo dándole el chupete, su tuto, acomodándolo en su cuna o coche y bajando la estimulación ambiental.

3.- Somnolencia: el bebé se encuentra en un estado transitorio entre el sueño y la vigilia. Pestañea, y tiene un nivel de actividad variable, fluctuaciones y sobresaltos moderados de vez en cuando. Puede despertar o seguir durmiendo según la estimulación que reciba. El cuidador, como Acción Complementaria, puede decidir si despertarlo o hacerlo dormir haciendo lo propio para cada caso.

4.- Alerta Tranquilo: el bebé tiene la mirada brillante, atiende a los estímulos y su actividad motora es mínima, siendo el momento ideal para estimularlo y socializar. Complementariamente, el cuidador puede tomarlo en una posición cómoda mostrándole el rostro e interactuar con él, cantarle y hablarle, y puede mostrarle objetos que llamen su atención.

5.- Alerta inquieto: el bebé tiene los ojos abiertos y considerable actividad motora con descarga de movimientos en especial de piernas y brazos, vocaliza, se queja o llora levemente, es reactivo al entorno y puede oscilar fácilmente al llanto del estadio 6. El cuidador, complementariamente, puede buscar lo que inquieta al bebé y tratar de calmarlo acunándolo, cantándole, mudándolo, meciéndolo o alimentándolo.

6.- Llanto: el bebé llora intensamente, con gran actividad motora y los puños apretados. El cuidador, como Acción Complementaria, debe intervenir con prontitud realizando las maniobras de consolación que sean necesarias para calmarlo. Su llanto puede estar comunicando hambre, sueño, molestia, enfermedad, etc.

¿Cuál es el rol del padre en el proceso de amamantamiento?

Respuesta:
El Amamantamiento no es fácil y puede resultar un proceso de acoplamiento muy arduo, especialmente para la madre. El bebé necesita tiempo para aprender a mamar, no siempre logra alimentarse bien y puede quedar con hambre y llorar. La madre puede dudar de sus capacidades para calmarlo o de su producción de leche. Ante el llanto del bebé, la madre se estresa, se angustia y eso lo capta el bebé, el que también se angustia y estresa: deja de mamar, llora más. En esta circunstancia, un papá que apoya la lactancia, no le hace preguntas a la madre que la alteren o la estresen (como “¿por qué llora tanto?”), ni le da consejos prácticos que la hagan sentir que hace las cosas mal (como “tómalo de esta otra manera”). En vez de eso, ayuda a la madre alejando del entorno todo lo que la pueda alterar: el gato, los otros hijos, los ruidos; al mismo tiempo que promueve un ambiente tranquilo y grato, encargándose de todo aquello práctico que ayude a que madre se concentre en la lactancia: atender a los otros niños, contestar el teléfono, llevarle líquido a la madre para beber, sacarle los flatitos al bebé. Un papá apoya el amamantamiento cuando calma, alienta, espera y confía en la madre. En este tiempo, el rol del padre es relevante y determina en gran medida el éxito y buen desarrollo de la lactancia.


¿Cómo facilitar el apego con el recién nacido?

Respuesta:
En los seres humanos, el periodo sensible para establecer con mayor facilidad el apego, se da en las primeras dos horas de vida. El contacto íntimo del bebé y la madre, les permite reconocerse y despierta en ambos, sentimientos que darán estabilidad y profundidad al vínculo. Se facilita el apego con el contacto físico temprano, que permita que la madre toque y acaricie al niño, lo mire fijamente a los ojos y lo amamante. Por su parte, el niño que está alerta y activo, es capaz de seguir la mirada de la madre durante la primera hora de vida. Este contacto temprano le permite a la madre concretar en su mente la realidad del hijo que antes imaginaba, facilitando el despliegue de sus funciones maternas. Para el hijo, el contacto temprano con su madre, trae la calma después del viaje de nacer, le da el calor y el estímulo humano que necesita para comenzar su vida social sintiéndose seguro y amado.


¿Es bueno dejar a bebé llorar para quitarle lo “mañoso”?

Respuesta:
El llanto de los bebés no son una “maña” si no una forma de comunicación y específicamente la única que tienen en esta etapa. Es la manera en que avisan que tienen hambre, que están mojados o incómodos, o que tiene frío o calor, o que quieren compañía, etc. Hoy se sabe que la pronta respuesta de los cuidadores, les brinda a los niños un sano sentimiento de seguridad, estabilidad y certeza de que tienen alguna influencia positiva sobre el entorno en pos de mejorar su bienestar. Se sabe que esto contribuye al apego que llamamos “seguro”, que asienta la estabilidad emocional y psicológica. Por el contrario, dejarlos llorar, conlleva a elevar su angustia a niveles que no saben manejar, les trasmite la sensación de falta de control y por lo tanto les trae desesperanza e inseguridad e impide establecer el tan requerido apego seguro y desarrollar la anhelada inteligencia emocional.


¿Es cierto que no hay que tomarlo en brazos para que no se acostumbre?

Respuesta:
Es cierto que los bebés se acostumbran a las cosas: a las rutinas, a los horarios, al estilo de cuidador, a las formas de amamantamiento, a los tipos de comidas, etc. Entre ellas, también se podrían acostumbrar a los brazos. Sin embargo, no tomarlos para evitar que lo hagan, sería equivalente a acostumbrarlos a que no serán acunados por unos brazos amorosos. Es decir, que estarán solos, en la cuna o en la silla o donde sea. Los extremos siempre son desequilibrios. Te aconsejo que revises lo que quieres trasmitir a tus hijos, lo que quieres que sienta. Si quieres que sienta amor, cuidado, cercanía, entonces los brazos son parte del proceso. Si quieres que también aprenda a estar a veces solito, disfrutar de su cuna o de sus móviles, entonces, no tomarlo a veces también es parte del proceso. Si haces ambas cosas, tu bebé se acostumbrara tanto a estar en tus brazos, como a estar sin ti.


¿Hasta qué edad es conveniente amamantar?

Respuesta:
De la misma manera que los niños requieren variar su alimentación e incorporar en su dieta nuevos sabores, texturas y olores; necesitan agregar nuevas experiencias en su vida. Darles la posibilidad de probar nuevos alimentos y masticar, es dejarlos crecer; del mismo modo que lo es, darles la oportunidad de utilizar sus propias manos para alimentarse o sostener su mamadera.

Sabemos de la importancia de la lactancia materna, tanto para su desarrollo físico como psicológico; pero a veces olvidamos que el destete es un paso igualmente necesario. Dejar de amamantarlo, facilita su proceso de separación y el logro de su individuación.

No hay un tiempo exacto y común a todos los niños y la decisión de suspender el pecho debe depender del momento en que ellos están listos y no de cuándo la madre lo desee.

Este momento suele ser alrededor de los seis meses, puesto que coincide con el progreso en el desarrollo de su identidad que les permite comenzar a diferenciarse de los otros, dándose cuenta que “el otro” es distinto a él. Pueden detectar este avance en su desarrollo por una disminución natural de su dependencia corporal y un volcamiento activo hacia el mundo que los rodea. Notarán que pierde interés en la situación de amamantamiento, se distrae con mayor facilidad, busca bajarse de la falda y se muestra cada vez más interesado en su entorno.

Estas son señales de que el pequeño está dando un paso en su crecimiento, que está cambiando sus necesidades y que convendría considerar la disminución de las lactancias o inicio del destete.


¿Puede el bebé reconocer a sus padres?

Respuesta:
Las investigaciones sobre estimulación prenatal han revelado que para el sexto mes de embarazo el oído del bebé ya está completamente desarrollado y postulan que los infantes no solamente escuchan, sino que también recuerdan mensajes repetidos que han oído en el vientre materno (1).

Se ha observado que desde la etapa gestacional el bebé evidencia variaciones en el ritmo de su frecuencia cardíaca y nivel de actividad cuando es estimulado con música, ruidos y la voz de sus padres. Si ha sido estimulado periódica y directamente, a través de un megáfono o un objeto acústico similar, al nacer, podemos observar que la voz ya familiar de sus progenitores puede producir sutiles cambios en su ritmo de respiración y la tensión muscular de su rostro y cuerpo. Hay evidencia de que los niños que han sido expuestos a oír la voz de su padre, se calman al oír cuando han nacido y están llorando.

Aún sin un programa especial de estimulación, a los cuatro meses, los bebés sonríen ampliamente cuando están contentos y aprenden a reconocer las voces y caras de sus padres.

(1) Estudios hechos por el Dr. Anthony DeCasper de la Universidad de North Carolina demuestran que "bebés recuerdan ".

blog comments powered by Disqus
Usted esta aquí: Home ¿Qué es el Coaching Parental? Preguntas Frecuentes Niños de 0 a 6 meses
Back to Top

El Trovador 4280 of 1101, Las Condes, Santiago (a pasos del Metro Escuela Militar). Email: carlavivanco@padrescreciendo.cl
Copyright © 2011 Padres Creciendo. Todos los derechos reservados.
Se autoriza su reproducción, mencionando la fuente.