El Trovador 4280 of. 1101, Las Condes, Santiago
METRO ESCUELA MILITAR
contacto@padrescreciendo.cl

Developed by JoomVision.com

banner-01.png banner-01.png

banner-02.png banner-02.png

banner-03.png banner-03.png

banner-04.png banner-04.png

banner-05-cuidadoras.png banner-05-cuidadoras.png

Suscríbete para recibir novedades

Queremos mantenerte informado de las promociones y actividades que a te interesan. Déjanos tus datos (podrás cancelar tu suscripción cuando quieras).

redes

twitter pc
     facebook pc     youtube pc 

Viernes, 14 de Septiembre de 2012 18:53

PERDER A UN HIJO O HIJA: NUNCA DEJARÁS DE SER SU PADRE/MADRE

por  Carla Vivanco
Vota este articulo
(2 votos)

Tener un hijo, ya sea que esté en formación dentro del vientre, en los brazos o haciendo su vida independiente; implica una unión (emocional) invisible impensablemente poderosa en la mayoría de los casos. Se ama, se cuida, se puede postergar todo y dar la vida por un hijo.

Se describe la pérdida de un hijo  como el dolor emocional más grande que una persona pueda experimentar ¿Por qué es tan doloroso? ¿Se puede superar?

Este hijo representa todo: la proyección de sí mismo (por herencia biológica o por los sueños y la continuidad que se pone en ellos). Representa todo cuanto se ha dejado en espera de ver su crecimiento, su bienestar y su progreso. Representa el futuro y la compañía y auxilio en los años de vejez. Es el siclo natural de la vida. Se espera que los hijos entierren a los padres.

Cuando se pierde un hijo, en el momento que sea, todo esto se derrumba. No duele más o menos según el tiempo que se haya compartido con el hijo, duele más siempre, porque siempre la ligazón es inmensa.

Adicionalmente, emergen sentimientos inherentes al proceso de duelo, como la rabia, la culpa, la profunda tristeza. Se transita por una seria de etapas que llevan un ritmo personal. Se puede decir que se avanza, en un sentido se “supera” porque la persona se irá “sintiendo mejor” y, si el proceso sigue un curso normal, volverá a retomar sus rutinas y a cuidar de los otros hijos, si los tiene. Sin embargo, en un sentido profundo jamás se “superará”. De alguna manera, siempre será una herida abierta, un dolor difícil de describir y a veces imposible de comprender por los demás.

Aunque es un proceso que avanza de manera natural, ciertos factores pueden dificultarlo y otros favorecerlo. Se hace más difícil superar el dolor si se intenta apurar el proceso, si se busca “hacer como si nada”, si se bloquea el dolor o si se alimenta la culpa o la rabia con pensamientos mortificadores. Por el contrario, se favorece el proceso de duelo si el padre/madre asume que no necesita renunciar a ser padre/madre porque no tiene a su hijo consigo, porque siempre lo seguirá siendo. Si se permite sentir todo lo que siente y hacer todo lo que le nace (llorar, aislarse, revisar fotos), entendiendo que es una etapa y un proceso natural y necesario, si se entrega al proceso de duelo respetando su ritmo personal, y por último: si hace un esfuerzo voluntario por aferrarse y sostenerse de aquello que de alguna manera mantendrá vivo a su hijo por siempre (donar sus órganos, concretar sus proyectosm, cuidar de sus pertenencias, como por ejemplo su mascota).

Si tiene más hijos, hay un cable a tierra que puede ser un poderoso motor, pero aceptando que por algún tiempo, puede no ser capaz de darles todo cuanto necesiten. Como ellos también harán su propio duelo y necesitan apoyo, es precisamente aquí, donde todos los familiares, los amigos y vecinos cercanos tienen mucho que aportar.

Una madre o padre en duelo necesita espacio y tiempo para procesar y elaborar su pérdida. Aunque en algún sentido nunca se “supere”, el dolor poco a poco dejara paso a la esperanza y la luz del hijo perdido brotará de alguna manera nueva y perdurable.

Autora:
Carla Vivanco Moreno
Magister en Psicología Clínica
Fundadora y directora de PadresCreciendo
www.padrescreciendo.cl

blog comments powered by Disqus
Usted esta aquí: Home Temas de Interés PERDER A UN HIJO O HIJA: NUNCA DEJARÁS DE SER SU PADRE/MADRE
Back to Top

El Trovador 4280 of 1101, Las Condes, Santiago (a pasos del Metro Escuela Militar). Email: carlavivanco@padrescreciendo.cl
Copyright © 2011 Padres Creciendo. Todos los derechos reservados.
Se autoriza su reproducción, mencionando la fuente.