El Trovador 4280 of. 1101, Las Condes, Santiago
METRO ESCUELA MILITAR
contacto@padrescreciendo.cl

Developed by JoomVision.com

banner-01.png banner-01.png

banner-02.png banner-02.png

banner-03.png banner-03.png

banner-04.png banner-04.png

banner-05-cuidadoras.png banner-05-cuidadoras.png

Suscríbete para recibir novedades

Queremos mantenerte informado de las promociones y actividades que a te interesan. Déjanos tus datos (podrás cancelar tu suscripción cuando quieras).

redes

twitter pc
     facebook pc     youtube pc 

Sábado, 13 de Octubre de 2012 21:24

MOMENTOS CON LOS HIJOS, PARTE I

por  Carla Vivanco
Vota este articulo
(1 Voto)

Tipos de Interacción entre Padres/Madres e Hijos.

Existen muchos momentos de interacción con los hijos. Hay los que son lúdicos, sociales, cotidianos, personales y de otros variados tipos. En este artículo describo los momentos en que los padres interactúan con sus hijos y propongo una clasificación que permite analizar las variadas expresiones de ellos en la vida familiar y los efectos que conllevan en la vida emocional de los hijos. En general, se requiere de dicha variedad para que los hijos se sientan plenos; puesto que cada tipo de interacción llena distintos aspectos de su identidad como parte de la familia y como hijo. La diferencia en la personalidad de ellos, hace que algunos de estos aspectos sean más relevantes que otros y que su carencia o merma, tenga un efecto negativo mayor. A continuación, mi descripción de los tipos de interacción padre e hijos:

1.    INTERACCIONES DE PRESENCIA

Son aquellas en que el hijo sabe que su padre o madre está presente en casa aunque no conversen ni se encuentren de manera alguna. Estar cerca de otro ser humano da una sensación sutil de seguridad y compañía, más aún si es su padre/madre; puesto que los hijos suelen sentir que estando sus padres, cuentan con protección y vigilancia atenta. Los padres pueden favorecer esa sensación haciendo notar su presencia con ruido, procurando conversar esporádicamente y evitando encerrarse en su dormitorio o zona de trabajo.

2.    INTERACCIONES DE HÁBITOS

Son los momentos habituales en que, por costumbre, los padres y los hijos se “encuentran”, ya sea que conversen o no. Por ejemplo, cruzarse al instante de salir o entrar a la cocina, tomar desayuno o bajar en el ascensor. Un padre puede aprovechar estos breves momentos para reforzar, alentar, animar y destacar las cualidades de su hijo. Si estos transitorios instantes se usan para expresiones de enojo, reclamos u órdenes; se vuelven “desagradables” y los hijos comienzan a evitarlos (deja de tomar desayuno o bajar por las escaleras).

3.    INTERACCIONES DE EQUIPO

Son los momentos en que padres e hijos realizan juntos tareas de equipo; como por ejemplo, preparar juntos una cena, hacer una cama, retirar la mesa o guardar la mercadería comprada. Estos momentos son muy útiles para generar en ambos un sentido de complicidad, unidad y apoyo. Los padres pueden favorecer el vínculo y además formar a sus hijos, si aprovechan estos espacios cotidianos para agradecer, destacar actitudes positivas y mostrarse afectuosos, amables y cooperadores. Si estos momentos se vuelven tensos y los padres los usan para reclamar, dirigir o criticar, la relación se deteriora y los hijos comienzan a buscar excusas para desligarse de ellos o participan enojados, procurando cumplir rápido la tarea para irse.

4.    INTERACCIONES DE DISTENSIÓN

Son los momentos en que padres e hijos hacen juntos algo que les relaja, les distrae y entretiene; por ejemplo, ver una película, participar de un juego familiar, ver videos chistosos en internet, jugar a la pelota, etc. Estas instancias generan de manera espontánea sentimientos de cercanía y agrado, aumentan las ganas de estar juntos y atenúan los conflictos o dificultades pendientes. Algunos padres fomentan poco estas valiosas oportunidades de cercanía o se excluyen de ellas. Sin embargo, son altamente favorables para la relación con los hijos, por lo que vale la pena vencer el desgano, la seriedad y el cansancio para generar, participar y disfrutar de estos espacios.

5.    INTERACCIONES DE CONVERSACIÓN

Son los momentos en que padres e hijos hablan sobre algún tema, ya sea de índole general o personal, en relación a ellos o a terceros. Por ejemplo, cuando los padres preguntan por el día, cuando conversan de la prima accidentada, sobre planificar unas vacaciones o asuntos domésticos. Habitualmente los padres usan estos momentos para recopilar información y dar dirección a sus hijos, lo que pudiera causar en ellos una tendencia a poner barreras. Sin embargo, existen estrategias para favorecer estos espacios, preguntando de maneras adecuadas y expresando las ideas de un modo que no genere interferencia. Los padres pueden sacar más partido a estos momentos desarrollando sus propias habilidades comunicacionales y siendo a más sutiles en sus averiguaciones o enseñanzas.

6.    INTERACCIONES DE INTIMIDAD

Son los momentos en los que los padres e hijos se comunican íntimamente. Pueden comunicarse de manera hablada o simplemente estando juntos; pero implica necesariamente una conexión profunda que sólo se logra al hablar o expresar sentimientos muy íntimos. Por ejemplo, cuando hablan de sus temores, de sus inseguridades o conflictos más profundos, cuando expresan una honda necesidad o cuando se dan un abrazo genuino lleno de amor. Esta interacción requiere de madurez emocional, de entrega y de varias habilidades interpersonales, que no siempre se han desarrollado. Este tipo de acontecimientos es menos frecuente y requiere de tiempo para un avance en escala hasta niveles más profundos. Su presencia en la relación padre - hijo aporta el verdadero conocimiento del uno y del otro y permite experimentar el verdadero sentimiento de llenura y plenitud con otro ser humano. Los padres son los encargados y responsables de promover que este nivel se alcance, puesto que los hijos no han desarrollado aún todas sus habilidades interpersonales adultas.

La descripción de estos tipos de interacción ayuda a examinar los patrones actuales en que un padre/madre se está relacionando con su hijo. Aunque todos estos tipos suelen estar presentes, la personalidad especial de cada padre/madre, favorecerá o dificultará algunas de las descritas instancias. En ocasiones, un padre o madre de “especializa” en un cierto tipo de interacción, lo que puede llevar a descuidar otros. De manera inadvertida, a veces la pareja parental se compensa, de modo que uno de los progenitores suple lo que al otro le falta. Sin embargo, puesto que todos aportan un aspecto relevante y la relación padre-hijo es personal, si un padre identifica ausencia de alguno de estos tipos, puede hacer el esfuerzo voluntario de hacer un cambio en favor de la relación y un vínculo más cercano con su hijo. Siempre es posible crecer y fortalecer el rol parental.

(Leer la segunda parte de este artículo)

Autora:
Carla Vivanco Moreno
Magister en Psicología Clínica
Fundadora y directora de PadresCreciendo
www.padrescreciendo.cl

blog comments powered by Disqus
Usted esta aquí: Home Temas de Interés MOMENTOS CON LOS HIJOS, PARTE I
Back to Top

El Trovador 4280 of 1101, Las Condes, Santiago (a pasos del Metro Escuela Militar). Email: carlavivanco@padrescreciendo.cl
Copyright © 2011 Padres Creciendo. Todos los derechos reservados.
Se autoriza su reproducción, mencionando la fuente.