El Trovador 4280 of. 1101, Las Condes, Santiago
METRO ESCUELA MILITAR
contacto@padrescreciendo.cl

Developed by JoomVision.com

banner-01.png banner-01.png

banner-02.png banner-02.png

banner-03.png banner-03.png

banner-04.png banner-04.png

banner-05-cuidadoras.png banner-05-cuidadoras.png

Suscríbete para recibir novedades

Queremos mantenerte informado de las promociones y actividades que a te interesan. Déjanos tus datos (podrás cancelar tu suscripción cuando quieras).

redes

twitter pc
     facebook pc     youtube pc 

Domingo, 04 de Septiembre de 2011 22:17

SER PADRE (O MADRE) DE UN HIJO CON QUIEN NO VIVO

por  Carla Vivanco
Vota este articulo
(0 votos)

La experiencia de no vivir con un hijo(a) puede ser vivida de muy diversas formas, de acuerdo al deseo o elección de haber sido padre o madre, de acuerdo al tipo de relación existente con el hijo(a) y cuánto se ha compartido con él (ella); de acuerdo a la madurez o sentido que se tenga de la vida; de acuerdo a la experiencia con sus padres y con las propias características de personalidad.

Para algunos ha sido una elección y, para otros, es un evento forzoso. Tiene sus ventajas y desventajas. El padre (madre) que no vive con su hijo, puede estar más libre en tiempo y espacio mental para desarrollar otros roles o proyectos de su vida; puede estar aliviado de las presiones cotidianas y de los problemas o las demandas específicas. Pero se pierde de conocerlo, de aprender de ese hijo(a), de madurar en el ciclo de la vida y de la satisfacción incomparable de ser un padre o madre involucrado con el crecimiento de su hijo(a).

Para los padres que no lo han decidido voluntariamente y extrañan la cercanía con sus hijos, puede ser muy doloroso y difícil, sobrellevar la distancia. Es especialmente complejo trasmitir cercanía, comprensión, valores, disciplina, así como darse a conocer como persona, en éstas condiciones.

Muchas veces, empeora el cuadro, una mala relación entre los padres, quienes pueden tender a trasmitir ideas negativas del otro progenitor. Esto trae mucho sufrimiento a los niños, los que quedan atrapados en una inconsciente necesidad de ser leales con ambos padres.

El padre que no vive con su hijo(a) puede llegar a ser el más idealizado, enganchándole todas las cualidades de quien es imaginariamente perfecto porque no se le conoce en profundidad para ver sus defectos; o bien, ser el más aborrecido, porque se adosa a él (ella), toda la suma de las frustraciones por lo que no se tiene o sale mal. Este padre o madre, tendrá el desafío de equilibrar, rehacer, reconstruir su imagen y/o volverla realista.

Los niños crecen y para bien o para mal de sus padres, tanto del que vive con ellos, como del que no, se formarán una imagen propia de ambos. El buen manejo de los padres maduros, pueden evitar mucho dolor en la infancia.

Para establecer una relación cercana con el hijo con quien no se vive, es necesario tener tiempo, que si bien no pueda ser en cantidad, debe ser de calidad. Pero evitando confundir calidad con tiempo de diversión. No equilibra nada el plan de salir permanentemente y hacer sólo cosas muy divertidas, porque esto únicamente asocia el vínculo a los momentos alegres y livianos de la vida. El padre o madre que no vive con su hijo, debe hacer que el tiempo en que están juntos sea variado y aporte todo lo necesario para el crecimiento y madurez de su hijo(a). Eso incluye la diversión, pero también momentos de profunda conversación, de disciplina, de límites, de aburrimiento y de mostrarse tal como se es: a veces alegre, enojado, cansado, etc.; sin la careta de “todo está bien”.

Es necesario no dejarse vencer por la sensación de lejanía que produce la distancia y las dificultades que ella conlleva, perseverando en todos los medios de comunicación posibles: messenger, cartas, teléfono, facebook. El padre debe estar allí para su hijo(a), involucrándose diariamente en la vida de él (ella). Finalmente, será la suma de esos pequeños momentos los que construyan la relación sólida y efectiva que los niños y sus padres necesitan.

blog comments powered by Disqus
Usted esta aquí: Home Temas de Interés SER PADRE (O MADRE) DE UN HIJO CON QUIEN NO VIVO
Back to Top

El Trovador 4280 of 1101, Las Condes, Santiago (a pasos del Metro Escuela Militar). Email: carlavivanco@padrescreciendo.cl
Copyright © 2011 Padres Creciendo. Todos los derechos reservados.
Se autoriza su reproducción, mencionando la fuente.